Continuando mi experiencia por Buenos Aires en Capitales del Fútbol, dejo La Boca para moverme a cancha de River, al norte de la ciudad en inmediaciones de los barrios de Belgrano y Nuñez, zona de mayor poder adquisitivo a la Ribera y sede natural del Club Atlético River Plate, enconado rival de Boca Juniors que sin ningún cuestionamiento es un emblema del fútbol mundial y el equipo más ganador de los torneos AFA (asociación del fútbol argentino), posando en sus vitrinas 36 campeonatos de primera división sin contar la lista de títulos internacionales en Copa Libertadores, Sudamericana e Intercontinental entre otros.

Es mundialmente reconocida su histórica rivalidad con Boca, siendo el Superclásico uno de los mayores eventos deportivos del planeta y para mi gusto más vibrante, pasional y emocionante que un Barcelona-Madrid, un Man. United- Liverpool, un Derby della Madonnina Inter-Milán o un Fla-Flu en Río, por solo citar algunos de los principales clásicos del fútbol internacional. Además de Boca, contra Racing Club de Avellaneda protagoniza el clásico más añejo de la Argentina.

Para llegar al Estadio Monumental Antonio V Liberti – que también es sede de la selección Argentina– desde el microcentro porteño tomo la linea D del metro hasta la estación Congreso de Tucumán en pleno Belgrano, pero, camino a la cita futbolera decido dar un pequeño paseo por el Barrio Chino de Buenos Aires para distraerme con la arquitectura de su mercadillo y luego de una extensa caminata se deja descubrir la imponente cancha de River, el estadio con mayor aforo del país y que ha sido testigo de las gestas deportivas más memorables para los argentinos que vieron como en una dramática final ante Holanda, Argentina conquistaba por primera vez la Copa del Mundo en 1978.

River desde su origen ha estado ligado a la Aristocracia bonaerense, si Boca se distingue como el equipo del pueblo, River es el lado opuesto siempre emparentado con las clases media y alta de la sociedad porteña, por algo es conocido también como el equipo Millonario. Aunque, realmente en la actualidad se desvirtúa un poco esa categorización encontrando en algunos sectores populares gran simpatía riverplatense, en cambio que el xeneize ha llegado a los afectos de zonas más exclusivas de la ciudad.

cancha de River

 

A River se le asocia históricamente con el ADN del buen juego, con la estética y la vistosidad del fútbol bien elaborado. Concepto justificado por la extraordinaria constelación de máximas figuras del balompié gaucho que lucieron la camiseta de la banda roja y que llenaron las tardes gloriosas del Monumental desde la década de los 40 con la Maquina, una de las formaciones más recordadas en el club, quedando inmortalizada en la superioridad fútbolistica de consagrados jugadores como Angel Labruna, Adolfo Pedernera, Juan Carlos Muñoz, Félix Lostau y Jose Manuel Moreno.

Juntos conformaron una delantera demoledora, que marcó un hito logrando varios campeonatos consecutivos. Eran otros tiempos, donde había más libertad por la pelota, donde la táctica aún no era una obsesión como lo es hoy en día, y se apostaba por un juego abierto con una formación de cinco delanteros, destacándose los clásicos wing que tenían innata técnica para la gambeta, lograban burlar a los marcadores de punta y tenían la habilidad para desbordar y centrar perfectamente con pelota en movimiento.

Años más tarde, vislumbraron el panorama millonario otros tres grandes que se convirtieron en símbolos del club. Amadeo Carrizo, Nestor Raúl Rossi y una leyenda del planeta fútbol: Alfredo Di Stéfano mejor apodado la saeta rubia. 

River al igual que Boca han sido ganadores en todos los tiempos, con títulos conseguidos desde comienzos del profesionalismo hasta la fecha. En mi caso, como amante del fútbol en general tengo muy presente los años 90, y precisamente para mi consideración el conjunto millonario vivió años de gloria. Daba gusto ver a la distancia esos clásicos por el campeonato o noches de Libertadores contra los grandes de Brasil o Uruguay o algunas formaciones competitivas que lograron algunos equipos de Colombia.

Exactamente, en 1996 la banda llegó a la cima del continente conquistando la segunda copa de nuevo contra el América de Cali – tal como en 1986 – realizando una campaña brillante bajo la batuta de Ramón Ángel Díaz, antiguo goleador del club, conformando un plantel con jugadores de mucha personalidad y jerarquía, liderados por el “Principe” Enzo Francescoli, el uruguayo con la cinta de capitán y desplegando todo su talento fue el caudillo que fundamentó el proyecto riverplatense.

No solo Francescoli era protagonista de ese River. La magia también la ponía Ariel Ortega, el “burrito” estaba pasando por su mejor momento. De goleador figuró otro hombre de la cantera como Hernan Crespo, que un par de años más tarde sería el 9 titular de la albiceleste y uno de los principales delanteros del panorama europeo. Otra pieza fundamental fue el también charrua Gabriel Cedres. La portería estaba bien custodiada en la figura del rockero German Burgos, con la solvencia defensiva del paraguayo Ayala y Rivarola, el caracter combativo de Hernan Díaz  y Leonardo Astrada en la mitad, más hombres importantes de la entraña del club de la talla de Almeyda, Sorin, Altamirano y Escudero.

River Plate campeón 1996

fuente: www.cariverplate.com.ar sitio oficial

Al llegar al Monumental descubro que River como entidad deportiva asume un compromiso social y apuesta fuertemente por fomentar y apoyar la educación a través de la organización del Instituto de Estudios Terciarios que funciona en el primer piso del estadio. De esta manera, el club busca impulsar la construcción del tejido social y promover el desarrollo humano de la comunidad. Sin lugar a dudas, una labor para elogiar.

Instituto River Plate

Como bien sabemos que la pasión del fútbol cautiva en todas las esferas de la sociedad, hay que destacar algunos de los personajes famosos que son hinchas del millo. Músicos, actores o deportistas de élite son fieles seguidores, y cuando pueden lucen con orgullo la camiseta de la banda. Entre ellos es fácil destacar a uno de los grandes del Tenis Juan Martín Del Potro. El cantante Diego Torres y el gran Charly García.

Para un fútbolero latinoamericano la Argentina y en especial Buenos Aires es como ir a la Meca. Para mi fue cumplir un sueño de siempre de conocer de cerca un poco de la historia de los grandes equipos argentinos. Vivir el entorno del fútbol experimentando la sensación de conocer los estadios y caminar sus barrios descubriendo en cada esquina la pasión por la pelota. Gracias Mundo Fútbol!

 


3 commentarios

Mochilero Futbolero · 9 junio, 2017 a las 3:35 pm

Este estadio es imponente, te invito a mi blog http://www.mochilerofutbolero.com donde encontrarás todo lo referente a viajes de fútbol

    richi · 10 junio, 2017 a las 11:18 pm

    Pasé por tu blog y me parece excelente. El ambiente de los estadios es muy bueno.

Daniel · 3 noviembre, 2018 a las 10:12 am

Ni Juan Martin Del Potro ni Diego Torres son hinchas de River. Son hinchas de Boca… no posteen estupideces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

destinos

WILLIAMSBURG: CAPITAL HIPSTER DE NUEVA YORK

Williamsburg es uno de los principales barrios de Brooklyn con un especial contraste de una antigua zona industrial y un magnifico aire moderno, donde se mezcla diferentes culturas y conviven comunidades tan disimiles como los Leer más…

destinos

San Telmo, de lo artístico a lo bohemio!

San Telmo con carácter bohemio es de los barrios de mayor antigüedad y por consiguiente lugar de los primeros asentamientos urbanos de Buenos Aires. La zona conserva en gran parte la arquitectura original con edificios de Leer más…

anécdotas de fútbol

Boca Juniors, pasión por la pelota.

La Argentina es un país netamente futbolero donde la pasión por el balompie está tan arraigado en los genes culturales que alcanza niveles superiores de culto y de poder mayor a la religión y a Leer más…